¿Se puede modificar la Pensión de Alimentos en cuarentena?

agosto 7, 2020
Compartir artículo:

No es noticia nueva que desde el año pasado nuestro país se encuentra en contracción económica. Esto ha traído consigo inestabilidad económica, desempleo y empobrecimiento familiar. Sumado a esto, y producto de la contingencia sanitaria mundial, la ley de protección al empleo y la baja en la actividad de las empresas, muchos padres y madres no pueden mantener el estándar de vida con el que contaban previo a la crisis y esto afecta directamente a las pensiones de alimentos fijadas.

Por esta razón quisimos responder algunas de las preguntas más comunes que nos hacen en nuestra consulta:

¿Cuál es el criterio legal para fijar la pensión de acuerdo a los ingresos de ambos padres?

La pensión mínima legal, asciende al 40% del sueldo mensual (en el caso que se esté cesante se fija en base al sueldo mínimo) para un hijo/a. Cuando se tienen dos o más hijos/as, este monto asciende al 30% para cada hijo. El monto máximo establecido por la ley es el 50% del sueldo de quien está obligado a pagar la pensión. 

¿Qué pasa si estoy cesante o se rebajó mi sueldo?

Puedes y debes, solicitar una rebaja de pensión alimenticia, para que se discuta y se fije un nuevo monto  y no incurras en deudas por este concepto. La rebaja no opera de forma automática ni retroactiva por el solo hecho de perder el trabajo o que el sueldo haya bajado y por lo mismo, mientras no se formalice de alguna forma la rebaja debes continuar pagando el monto establecido. 

¿Es necesario ir primero a mediación?

Si, obligatoriamente debes realizar el trámite de Mediación. Los centros de mediación se pueden revisar en aquí. En el caso que la mediación se frustre, puedes realizar una demanda por rebaja, representada por un abogado de familia. 

En estado de catástrofe, en el cual nos encontramos mientras dure la crisis sanitaria, en los tribunales de familia de Santiago no ha sido necesario contar con el certificado de mediación frustrada para iniciar la demanda. Sin embargo, algunos tribunales ya está aceptando y pidiendo que se hagan de todas formas las mediaciones de forma remota a través de las plataformas virtuales. Estos criterios van cambiando conforme se toman medidas por parte de la autoridad en cuanto a la crisis sanitaria.

¿Cuánto se demora un juicio por rebaja, aumento o modificación de alimentos?

El tiempo es variable y va a depender de distintos factores, especialmente en el contexto sanitario en el que nos encontramos. De todas formas, debes considerar que el proceso dura varios meses, por lo que recomendamos que si lo necesitas, hagas este trámite lo antes posible. de esta forma evitas incurrir en deudas de alimentos. Mientras se discute el resultado del juicio puedes pedir la rebaja, aumento o modificación provisoria.

¿Cuántas veces se puede hacer el trámite?

Este trámite se puede hacer las veces que sea necesario, siempre y cuando hayan cambiado las circunstancias económicas del padre/madre obligado al pago, o las necesidades económicas de los hijos.

¿Puede un juez decir que no se pague la pensión por cesantía o rebaja de remuneraciones? 

No, un juez nunca privará a un niño de su derecho a alimentos. Y la ley presume que los padres tienen la capacidad económica para mantener a sus hijos y fija un monto mínimo de esta.

¿Se puede acordar una rebaja voluntaria con la mamá o papá de mi(s) hijo(as)?

¡Claro! Lo pueden hacer a través de un proceso voluntario en el que ambas partes, padre y madre, están de acuerdo en que exista esta rebaja. De ser así no hay que ir a tribunales y se evita todo el juicio (y también la mediación). Pero siempre estos acuerdos de palabra deben formalizarse de lo contrario, para la ley sigue vigente el monto ya fijado.

¿Qué puedo hacer si lo que me puede dar el otro padre/madre no es suficiente para cubrir los gastos de mis hijos?

Si bien no sabemos cuándo se acabará la cuarentena, lo que sí sabemos es que probablemente la crisis económica se agudice y se prolongue un tiempo importante, razón por la cual es necesario volver a hacer un balance de nuestras finanzas familiares y personales, para conocer con claridad con cuantos recursos contamos y cuáles son los gastos de nuestros hijos. Lo primero es revisar si podemos “apretar el cinturón” en algún ítem a cubrir.

En el caso que ni redistribuyendo el presupuesto familiar se puedan cubrir las necesidades, podría eventualmente demandar de alimentos a otras personas, como los abuelos de acuerdo a un orden establecido en la ley. 

Nuestra invitación es siempre intentar llegar a acuerdos, desde una mirada reflexiva y justa “para todos los implicados”, siempre buscando que el bienestar de los niños se encuentre garantizado. En este sentido, cada familia es libre de definir tanto el monto, como la forma en que se organizarán y distribuirán entre los padres los gastos relacionados con la crianza y el crecimiento de los hijos en común. Y siempre se debe evitar modificar unilateralmente las circunstancias de los niños, al menos aquellas que impactan en sus necesidades económicas, sin haber tenido, al menos, una conversación con el otro. 

Compartir artículo:

Conversemos





Avenida Vitacura 2909, oficina 1205, Las Condes

+56 2 321 09 500

+569 5870 5496