Herencia: Por qué es importante divorciarse en lo práctico y económico

diciembre 22, 2020
Compartir artículo:

El divorcio no sólo es importante desde el punto de vista emocional como un proceso que nos permite cerrar ciclos sino que también debemos considerarlo desde un punto de vista práctico y económico. En este blog, te contamos 3 razones para ello.

El matrimonio, como cualquier contrato legal, tiene diversos efectos. Y uno de estos es que le da al otro derecho a herencia en caso de muerte. Este efecto, se mantiene vigente mientras no se le ponga fin al matrimonio con el divorcio, incluso cuando sí han pasado muchísimos años desde la separación. No termina ni si quiera, si tras separarse uno o ambos miembros de la pareja rehacen su vida con otra persona. O si se cortó completamente la relación y nunca más supe del otro. 

Esto es debido a que, como ya hemos comentado otras veces, la separación en sí misma no pone fin al contrato del matrimonio manteniéndose la calidad de “cónyuge”. Y, la ley chilena establece que, en caso de muerte hereda el cónyuge sobreviviente y los hijos. Esto es, sin tramitar un divorcio, el estado civil sigue siendo “casado”, con todo lo que ello implica.

Por lo mismo, estas son tres razones por las que desde ese punto de vista práctico es importante divorciarse:

1. El otro tiene derecho a heredar de tu patrimonio, a pesar de que hayan separado caminos de vida hace años.

2. Puedes heredar deudas y obligaciones del otro. Si bien hoy en día existen seguros de desgravamen, estos no necesariamente cubren todas las deudas existentes.

3. El otro aparece asociado a nuestro “perfil financiero”. Por ejemplo, a la hora de solicitar un crédito bancario, nuestros antecedentes aparecerán ligados inevitablemente al otro (para bien o para mal). 

Si quieres discutir sobre tu situación personal sobre este tema, te invitamos a agendar con nosotros una hora de asesoría integral aquí: QUIERO AGENDAR.

Si te interesa más sobre este tema, te cuento más sobre la ley acá:

¿Qué es lo que se hereda? 

Se hereda el patrimonio de la persona que fallece, que está compuesto tanto de los activos (bienes y derechos) como del pasivo (deudas y obligaciones). 

Esto quiere decir que no sólo se hereda, por ejemplo, la casa comprada sino que también la deuda hipotecaria de la misma. Si existen hijos además de un cónyuge sobreviviente, la casa será heredada junto con la deuda y todos los herederos, serán dueños de esta pero también deudores.

¿ En qué proporción se hereda?

Esto va a estar determinado por la existencia o no de hijos, y por el régimen patrimonial vigente (sociedad conyugal, separación de bienes, participación en los gananciales). Es importante tener en cuenta que el cónyuge sobreviviente heredará siempre al menos el 50% del patrimonio. 

Por ejemplo, si no existen hijos de por medio, el cónyuge sobreviviente hereda el 100% del patrimonio. Si existe un cónyuge sobreviviente, hijos y el régimen patrimonial vigente a la hora de producirse el fallecimiento es la separación total de bienes, el cónyuge sobreviviente hereda el 50% del patrimonio y el restante se divide en el número de hijos. Si existen hijos y una sociedad conyugal de por medio, el cónyuge sobreviviente hereda el 50%  más una porción del patrimonio restante que se divide entre este y los hijos (todos los hijos que tenga la persona que fallece sin importar si son o no de la relación matrimonial).

Compartir artículo:

Conversemos





    Avenida Vitacura 2909, oficina 1205, Las Condes

    +56 2 321 09 500

    +569 5870 5496